¡YO ESTUVE ALLÁ!, ¡YO LO HICE!

INTRODUCCIÓN

Queridas bailarinas:

He aquí mi gran bocota otra vez. Creo que tengo que agradecerles a todas ustedes por leer todo lo que he escrito antes y por estar leyendo esto ahora, ya que presiento que el presente artículo puede ser interpretado en más formas de las que deseo. Pero por favor tengan en cuenta que, en el fondo, soy un buen tipo. Puedo serlo… se los prometo…

“¡YO ESTUVE ALLÁ!, ¡YO LO HICE!, ¡YO LEÍ EL LIBRO!, ¡YO VI LA PELÍCULA!, ¡YO ME COMPRÉ LA REMERA! … ¿ ?”

He visitado casi todos los continentes del mundo, visto todos los continentes durante los últimos años, casi todos los estados de Estados Unidos de América, todos los países europeos, todos los países de Sud América, casi toda Australia y, por supuesto, muchos de los países árabes y africanos. Me sorprendió mucho el interés y el amor por nuestra danza,  cultura y música, y la cantidad de bailarinas que me dieron la bienvenida en cada lugar a donde he ido y que fueron muy hospitalarias y se preocuparon mucho por mí, y que me obsequiaron no menos de un par de miles de hermanas nuevas en todo el mundo a quienes amo con toda el alma, respeto profundamente, y dedico mi vida musical a hacer música para ellas.

También estoy sorprendido por el grado de dedicación de estas encantadoras damas y sus familias para con la danza, la música y la cultura de Egipto/Medio Oriente. Algunas de las cuales han dedicado  sus vidas por completo a la danza.

Deseo y rezo para que un día la gente de Egipto mire nuestra magnífica Forma de Arte con tanto respeto o tanta reverencia. Por cierto, somos muy pocos en el medio oriente los que le dedicamos mucho tiempo, salvo en los casamientos, las fiestas de cumpleaños, o en algún evento auspiciado por el gobierno, como los de la troupe nacional, donde todo debe armarse en un arte de estilo comunista para impresionar a los jefes de nuestros estados y presentarlo en los días festivos nacionales.

Por ello, siento la urgencia, en lo profundo de mi corazón, de ayudar e informar a todas aquellas personas interesadas en lo que hago y a quienes he conocido a lo largo de mi camino en mis viajes, en mis talleres, y que me enviaron videos de sus danzas, o en las fiestas dadas para celebrar mi visita a sus ciudades. Siento deseos de informarlas bien sobre mi cultura y la forma en que ésta es utilizada, y la forma fácil de abordarla.

Pero, antes que nada, hay algo que les quiero PREGUNTAR a un gran porcentaje de las bailarinas que he conocido en mis viajes:

¿CUÁNDO VAN A EMPEZAR A BAILAR LA MÚSICA, POR FAVOOOOR?

Varias de las bailarinas que conocí se interesan por ** El Último ** NUEVO ** Paso del Cairo, o ** El Último ** NUEVO ** Diseño de Trajes, o cualquier otra cosa tan extra extra danza.

Sin embargo, realmente, conocí una minoría muy pequeña interesada en cosas fundamentales para la danza. He visto muchas bailarinas hacer todo tipo de cosas extrañas, algunas con trajes carísimos que hasta habían sido hechos por este o aquel diseñador del Cairo y algunas, incluso, que habían viajado a Egipto y se los habían hecho a medida.

Pero RARA VEZ he visto a una de ellas “BAILAR LA MÚSICA”.

Por lo cual, y por supuesto, ustedes me van a preguntar ¿qué diablos han estado haciendo entonces?

Yo diría que no tengo la menor idea.

En mi opinión, bailar es como tocar el tambor, como tocar la flauta Nay, o como tocar el piano, o como tocar el Oud [laúd egipcio], el Quanoon [dulcémele egipcio] o cualquier otro instrumento. El instrumento de la danza es el cuerpo. La danza es un miembro musical de la orquesta.

En cualquier ámbito y estilo de música, es sabido que el mejor músico es aquel que ESCUCHA AL RESTO mientras está tocando su parte, encajando perfectamente con lo que ellos están tocando. Afortunadamente, toca la misma canción con ellos y recalca lo que ellos están haciendo, subiendo con ellos y haciendo una pausa cuando ellos la hacen.

Como músico de Tabla, cuando toco mis tambores en una canción, presto mucha atención a cada frase musical que está siendo tocada. Como miembro del grupo, definitivamente, debo saber cuál es el ritmo y cuándo el ritmo cambia, baja, se acelera, hace una pausa, acentúa o cambia en algo. Debo escuchar a cada uno de los músicos que están tocando y asegurarme de que lo que yo estoy tocando complemente lo que él o ella esta tocando, ya se trate de un solo o de una orquestación. Cuando la orquesta completa levanta su voz en una parte de cuerdas, debo complementar aquello y elevarme con ellos, y expresar esa parte. Sin embargo, cuando la música está siendo tocada sólo por un solista, toco muy tranquilamente, sólo lo suficiente para acompañarlo, y mantengo el tiempo de la música y sostengo la parte rítmica; puedo también, muy suavemente, decorar las pequeñas acentuaciones que él hace aquí y allí para mantener todo perfectamente estético y artístico, y la comunicación fluye entre los dos. Lo mismo vale para todos los músicos que ejecutan la misma pieza musical. De lo contrario, todo se convertiría en una trama confusa no relacionada.

Durante mi trato con muchas grandes artistas del mundo cuya danza esta relacionada o es relevante para nuestra amada danza, como ser la bailarina de Kathak indio Nahid Siddiki de Pakistán o la española María Belén Fernández de Madrid, TODAS me explicaron cuanto tiempo dedicaron a aprender el ritmo, contando y cantando los sonidos de los ritmos y aprendiendo el significado de los movimientos del cuerpo, y qué significa este movimiento de la mano y qué indica tal mirada, y lo mucho que aman esto, y qué significa para el observador y cómo, sin todo ello, nunca les hubieran permitido subir a un escenario; y si por milagro lo hubieran hecho, no hubieran sido aceptadas por la audiencia, ya que la audiencia sabe lo que busca.

“¿Por qué alguien puede pensar que para la danza de Egipto/Medio Oriente es diferente?”

Sí, lo sé…, si muestras las piernas lo suficiente, muchas personas se interesarán por el Medio Oriente; pero, AQUÍ, estoy hablando de ARTE, CULTURA y ESTÉTICA.

He visto a muchas bailarinas aparecer con la más inapropiada coreografía para una canción y decir, y lo repito textual: “Esta coreografía fue diseñada especialmente para mi por (#~@%$£&^%@#~#x) {el nombre de alguna profesora famosa}”.

Lo lamento de corazón, porque quiero que Tú entiendas la danza y que REALMENTE BAILES  bien.

Entonces, si quieres saber cómo lograrlo y cómo organizar tu danza con la música, ésta es la forma de hacerlo. Es un regalo sin cargo para ti, y espero que hagas buen uso de él.

Aquí va lo que yo pienso:

Si haz elegido tal o cual pieza musical…

Ahora, trata de averiguar un poco más acerca de ella: qué es lo que dice (a nivel musical y lírico, si es posible); cuál es la postura general de la composición… ¿es una canción alegre?, ¿es una canción triste?, ¿es una canción enojada?, ¿es una canción melancólica?; qué tipo de música es, ¿es clásica?, ¿es folclórica?, ¿es una pieza musical báladi?, ¿es una pieza de báladi improvisada?, ¿es saidi?, y todo esto sólo en el contexto egipcio…

Luego, averigua cuáles son los ritmos, cuántas barras musicales hay en cada ritmo.

Siempre que tengas un vocabulario básico de los movimientos que van con cada uno de esos ritmos (dos o tres pasos que puedan ir con cada uno), harás un gran trabajo. Una de mis bailarinas favoritas de Egipto es Fifi Abdo. Les juro que hace sólo tres o cuatro pasos en todo su repertorio. Sin embargo, los hace en el lugar indicado, en el momento indicado y con una sonrisa encantadora.

LA MÚSICA ÁRABE

La música árabe en general se divide en partes sencillas:

  1. El Ritmo

Y asumámoslo, la mayoría de la música para danza egipcia se hace en Maqsoum, Masmoudi, Fallahy, Saaidi  o Karatchy. Si se torna un poco sofisticada, entonces, se usa  el Sammai (10/8). (Todos estos ritmos están disponibles en mi disco compacto RYTHMS OF THE NILE EUCD 1427 [Ritmos del Nilo] Allí, explico los ritmos, cómo tocarlos y cómo deben sonar.

Además, lo bueno es que: En un ritmo pueden componerse millones de canciones, pero para que una canción exprese correctamente el sentimiento que se intenta transmitir sólo puede componérsela en uno o dos ritmos.

  1. La Melodía principal

La toca la orquesta completa o músicos individuales.

  1. Los arreglos Orquestales

Aquí, todo la banda toca al unísono entre las frases principales, o entre los versos y los coros. Es lo que llamamos “LAZMAH” ; puede estar entre las frases, entre los versos o los coros o, sencillamente, entre los pequeños solos que forman parte del cuerpo de la declaración melódica principal entre los versos o los coros.

TODA la música árabe se toca en formato “llamada y respuesta”.

Esto significa que el instrumentista solista hace la llamada y la orquesta responde, o al revés, o, incluso, dos instrumentistas diferentes se preguntan y contestan uno al otro.

  1. La Armonía

Es la otra parte musical que acompaña a la música. Por lo general, tercios o quintos en tonalidad, corriendo con, sobre o debajo, o contra la melodía principal; pero no es la melodía principal.

Conozco exactamente la expresión de tu rostro en este momento, pero, se paciente mi querida…, mi objetivos es lograr que disfrutes tu baile… y no complicarte las cosas.

DANZAR LA MÚSICA Y EL RITMO

Ahora bien, si tú estás bailando una canción, debes, por lo menos, prestar un poco de atención a la música y aprender un poco acerca de ella.

Quiero contarles  que muchas veces he escuchado a las bailarinas de todo el mundo decir: “Los músicos no me prestan atención cuando estoy bailando”.

Bueno mi querida, mi respuesta es: lo harían si tú estuvieras haciendo algo aunque sea remotamente conectado con la música que están tocando “PARA TI”. El músico árabe común que vive en los Estados Unidos, Europa, o incluso en Egipto es un artista muy frustrado. Se desespera por lograr una creatividad conjunta. Le encantaría tocar para una bailarina que TRADUZCA FÍSICAMENTE, a través de su movimiento, los sonidos que él está creando para ella. Es como ver tu propio sonido cobrar vida en tres dimensiones. Creo que éste es el propósito de la danza. Es decir, tridimensionar y hacer visible el sonido. Y viceversa.

Lo sé… no me estoy haciendo muy popular al hablar así, pero no me voy a hacer el confidencial contigo y prometerte la danza de los siete velos o los sueños del palacio del sultán sólo para ser popular. Quiero ver y formar BAILARINAS CAPACITADAS que conozcan su trabajo tan bien como cualquier bailarina india o de flamenco.

Básicamente, como músico de clubes y conciertos bien salpimentado que ha trabajado, durante más años de los que quisiera admitir, con los más grandes y los no tan grandes, tuve que aprender a los golpes, y sé lo que les estoy diciendo. Y, afortunadamente, te pasaré todo conocimiento útil que tenga para que tú y toda otra persona puedan beneficiarse con ello.

Ahora bien, como lo he dicho antes, la música tiene secciones. Entonces…, organiza tu danza de acuerdo con dichas secciones. Tengo un par de reglas sencillas para la danza:

“NO HAGAS MÁS DE LO QUE TE DICTE EL SONIDO QUE ESTÁ LLEGANDO A TI. Y, POR SUPUESTO, NO HAGAS MENOS”.

“EL ARTE DE LA DANZA ORIENTAL CONSISTE EN ESCUCHAR VISUALMENTE LA MÚSICA.”

Entonces, si escuchas atentamente, observa la introducción; después, los pasajes orquestales. Cuando escuches un gran sonido que viene de la gran orquesta, digamos de 10 a 20 músicos, por favor, no te quedes en el lugar en una posición tímida haciendo movimientos privados diminutos.  VUÉLVETE GRANDE, explora el escenario, saluda a la audiencia, corre si es necesario.

Después, como sé muy bien como es la música egipcia para danza, un solista tocará una frase,… entonces, de acuerdo con el tipo de instrumento que esté tocando el solo, haz movimientos que coordinen con esa frase.

REGLAS PARA BAILAR

REGLAS PARA BAILAR UN SOLO

Nay [flauta egipcia]: usa siempre movimientos fluidos de brazos, figuras de ocho y, al mismo tiempo, agrega la famosa expresión facial espiritual. Ten siempre presente si el Nay está siendo tocado en forma fluida o rítmica, o sin ritmo, y los acentos musicales del solo, así como también toda llamada y respuesta entre el Nay y la orquesta.

Quanoon [dulcémele egipcio]: vibración, vibración, vibración, pero presta siempre mucha atención al ritmo y a los acentos musicales del solo, tanto como a las llamadas y respuestas orquestales en medio.

Aud [laúd egipcio]: igual que el Quanoon.

Violín: Debes cuidarte de él. El violín puede tocar notas largas arrastradas tanto como sonidos “tremelendo”  [trémolos], rápidos y cortados. Cuando el violín esté haciendo sonidos “legato”  [ligados], notas arrastradas, fluidas y alargadas sin pausas en medio, síguelo con tus movimientos. Figuras de ocho con brazos y fluidez. Si hace sonidos “tremelendo” (partes rítmicas rápidas), tú sabes lo que debes hacer.

Acordeón: Igual que el violín, pero es más de tierra y folclórico.

La regla básica es simple: E = E. El solista hace un sonido así de largo ///, y tú te mueves así de largo ///. El hace un sonido largo como /////, y tú haces un movimiento largo como /////. El hace ~~~~~~~~~~, y tú haces ~~~~~~~~~~. El hace XXXXXXXXXX, y tú haces XXXXXXXXXX.

Lo mismo sucede con los sonidos orquestales pero con movimientos grandes y con un mayor uso del espacio. Si en medio del solo aparece una pregunta y respuesta entre el solista y la orquesta, contesta junto con la orquesta con movimientos grandes, incluso con un giro o un cambio de posición, coordinando siempre con el sonido de la orquesta. Después, regresa a lo que estabas haciendo con el solista.

Luego, cuando la orquesta toque un gran LAZMAH, haz movimientos más grandes y planea una coreografía acorde, prestando especial atención a las pausas, a los cambios de ritmo y a la velocidad de la parte musical.

Todo esto no deja sin efecto la interpretación artística o los toques estéticos. Sin embargo, a menos que éstos concuerden con la música en la forma mencionada, no se verán ni artísticos ni estéticos frente a mis ojos. Ésta es mi OPINIÓN PERSONAL y sé que es la opinión de la audiencia árabe.

Oh chica, sé que acabo de abrir mi bocota, pero es que siento que quieres saber y que nunca antes te lo habían explicado.

No mucha gente sabe lo que te acabo de contar, ni siquiera algunas grandes y renombradas bailarinas y coreógrafas, y tampoco algunas profesoras famosas que no quiero nombrar por razones obvias.

Espero haberte sido de ayuda, mi objetivo es informarte y ayudarte para que seas UNA BAILARINA CON MÁS CONOCIMIENTOS.

Por favor, no permitas que mi actitud de sangre caliente al escribir afecte tu visión con respecto al mensaje tan sentido que estoy tratando de transmitirte. Mi deseo más ferviente es que nuestra amada danza y arte, a la cual he dedicado toda mi vida, sea ejecutada de forma tal que esté a la par de las demás y que sea más amada y respetada por todos. La danza egipcia/del Medio Oriente sólo progresará si conocemos su ciencia y la estudiamos como tal. Mira lo que están haciendo con el Baile Clásico, el Jazz, el Kathak, el Flamenco, la danza Baris balinesa y otras danzas de Indonesia. Son consideradas ciencias, se las estudia en forma rigurosa y son muy respetadas en todo el mundo.

¿Por qué las personas que inventaron nuestra danza la consideran INFERIOR? Porque ellos no la convirtieron en una ciencia; de lo contrario, se hubieran matado por ese CERTIFICADO que podrían colgar de las paredes en sus oficinas y que abre todas las puertas. En el mundo árabe, como en tantos otros, si no eres tal Doctor o tal otro Abogado, no eres NADIE. Triste Pero Cierto. Todo esto me duele…

El conocimiento demanda responsabilidad y control… Y el conocimiento esta aquí, servido para ti en bandeja de plata.

Feliz Baile, Con Mucho Ritmo,

Hossam Ramzy.